Archivo de la etiqueta: tension

Sábado 5 de abril de 2008, Pedro Bernardo.

Publicado en

En Pedro Bernardo tuvo que ser. Por fin un vuelete en condiciones con sus laderas y sus termiquillas… ¡a la cuarta va la vencida!

Sin embargo tampoco fue el vuelo de mi vida.

En el despegue literalmente “me tiré a la piscina”: dí dos pasos y medio, la cometa hizo un amago de salir volando y dejé de correr (si es que había llegado a hacerlo). Al descargar mi peso sobre ella sufrió una perdida de altura notable, por suerte no la suficiente como para evitar el despegue, pero estuvo cerca.

El susto fue en el despegue oeste entre las 4 y las 5, cerrando “la ventana” de las alas delta ese día detrás de David “Potato”. En vuelo que yo supiese seguían Piris y Javi “Yunquera”. Abrieron el día Gunter y Julio “Piedrahita” (al que oí por radio que aterrizaría en La Iglesuela pero que no logro poner cara) por el despegue este de abajo, el que normalmente utilizan los parapentes. Más tarde ya por la oeste salieron Pepe, Mario, Juanito, Piris y David.

Y un servidor, como comentaba, el último, y las condiciones ya no eran hacerse muchas ilusiones. Termoladera eso sí para mantenerse sin muchos problemas pero con un techo que no supero los 1700 metros, unos 500 por encima del despegue. Estuve algo más de una hora y media dándome vueltecitas por la ladera del despegue y la que tiene enfrente, tirando hacia La Avantera.

Aproveché para meter tensión la tensión de la U2 por primera vez. Y aluciné. No sé si será algo normal en una cometa nueva pero desde luego ninguna de mis anteriores alas hizo jamás esto: al meterle la tensión a tope la barra de control se baja sola y lógicamente el ala se acelera considerablemente, más de lo que habitualmente yo acostumbro a hacer. Sin embargo, en las dos o tres ocasiones que lo hice, el vario me pitaba ocasionalmente ligeras ascendencias, como si la fineza mejorase respecto al vuelo sin tensión.

En el aterrizaje no tuve ningún problema pero como bien me apuntaron mis compis de vuelo, entré a la campa con poca velocidad (en concidiones suaves no es problemático, pero con poca velocidad se es mucho más vulnerable a posibles turbulencias). Cuando comencé a acercarme a la campa oficial estuve dudando sobre su conveniencia respecto de otra que tiene al lado infinitamente más grande y segura. Decidí no complicarme la vida en este primer vuelo en Piter (Bernard 🙂 y aterricé en esta última. Ya habrá tiempo para hacerlo en la oficial.

En el aterrizaje Pepe me comentó y creo que de forma muy acertada que podría probar a adelantar el cuelgue. La U2 viene con tres agujeros en la quilla para adelantar o atrasar el mismo. Para la U2 160 Wills Wing recomienda un pilotos entre 77 y 95 kilos (170 y 210 libras). Yo estoy en unos 80-82 kilos, más próximo a su límite inferior, por lo que posiblemente adelantar el cuelgue me permita ganar un poco de velocidad.

Y con un poco de suerte quizá ese pelín de velocidad también me ayude a evitar futuros piscinazos en mis despegues. Aunque sin duda para eso hay una solución tan segura como antigüa: correr.

Anuncios